Rodillera ortopédica >> Tipos de rodilleras

Tipos de rodilleras ortopédicas y sus usos

Hoy en día podemos encontrar en el mercado toda una serie de diferentes tipos de rodillera que se adaptarán a las necesidades del paciente, así como al tipo de lesión que tenga.

Deben de cumplir algunas características básicas como evitar deslizamientos, ser rehabilitadoras (consiguiendo tratar problemas como del ligamento lateral interno, cruzado anterior, cruzado posterior…), ergonómicas, cómodas y fáciles de poner, de quitar y de lavar.

Si estás buscando un determinado tipo de rodillera, debes de saber que en esta sección podrás encontrar una gran variedad, por lo que puedes echar un vistazo para encontrarla.

Consideraciones a tener en cuenta a la hora de comprar diferentes tipos de rodilleras

¿Qué tipo de rodillera de buscar?

Para saber qué tipo de rodillera te conviene más, vamos a echar un vistazo a los principales grupos que existen, así como sus características principales.

Rodilleras cerradas

La principal característica de este tipo de rodillera es que tienen un buen efecto de compresión y ayudan a mantener la temperatura adecuada en la zona de la lesión. Están recomendadas para poder ser utilizadas tanto en lesiones te esguinces, procesos inflamatorios, en post cirugía, en tendinitis…

Rodilleras abiertas

Por su parte, estos tipos de rodillera para ligamentos se suelen utilizar cuando existe una lesión a nivel de rótula. Consigue un refuerzo superior pensado para patologías en adolescentes, así como un refuerzo inferior para algunos trastornos más graves como condropatías rotulianas, artrosis…

También disponen de un refuerzo lateral preparado para evitar movimientos bruscos tras haberlo sometido a una determinada intervención de cirugía de luxación de rótula.

Rodilleras con soporte lateral o medial

Este otro tipo de rodillera se suele utilizar para lesiones filamentosas laterales; suelen contar con refuerzos verticales de acero flexible y laterales de láminas rígidas articuladas para evitar que realicemos movimientos bruscos y conseguir la máxima recuperación cuanto antes.

Rodilleras con velcro regulables

Estos modelos tienen la capacidad de controlar la compresión de la zona de la rodilla, así como la movilidad anteroposterior.

Rodilleras control flexo-extensión

Disponen de articulaciones bilaterales con topes y velcro los que ayudarán a fijar la ortesis y agravar la presión dependiendo de lo que nos haga falta.

Rodilleras de ayuda a la flexión

Estas rodilleras son algo más específicas por lo que, para usarlas, normalmente se recomienda visitar a un fisioterapeuta. Dispone de una valva rígida que se adapta a la zona posterior del muslo, otra la zona anterior de la pierna. Consigue delimitar ciertos movimientos, pero sin que pueda afectar drásticamente a nuestro rendimiento.

Rodilleras de inmovilización temporal

Y terminamos con estos últimos modelos que no permiten el movimiento en la articulación, por lo que se suelen cometer cuando estamos hablando de lesiones algo más graves. Disponen de un refuerzo posterior, medial y lateral que han sido revisados, precisamente, para conseguir la inmovilización. Además, consiguen la sujeción utilizando sistemas de velcros.

Ahora que ya conoces los diferentes tipos de rodillera y usos, tan sólo tendrás que encontrar que modelo se adapta a ti y, si tienes alguna duda, consultar con tu fisioterapeuta.

¿Nos Ayudas?

Ahora solo nos queda pedirte el favor de ayudarnos a compartir esta página en tus redes sociales, de esta forma podremos llegar a más gente como tú y ayudarles a tomar una decisión correcta. Haz clic en alguno de los botones de abajo. ¡Muchas gracias!